Por definición un crédito hipotecario es un préstamo a mediano o largo plazo que se otorga para la compra, ampliación, reparación o construcción de una vivienda, compra de sitios, oficinas o locales comerciales, o para fines generales, es decir, los proyectos que el cliente que recibe el préstamo desee llevar a cabo.

La propiedad adquirida queda en garantía o “hipotecada” a favor del Banco para asegurar el cumplimiento del crédito.

Los plazos a los cuales se otorgan estos créditos son de varios años, lo cual debe ser informado dentro de las características del crédito, debido a que hacen variar los costos y tasas de interés.

Hay créditos para adquirir terrenos, en el caso de empresas por ejemplo existen hipotecas para lograr adquirir equipo o activos o para tener acceso a liquidez. Todos varian en plazo, condiciones financieras (tasa de interés), restricciones de pago por anticipado, aunque esta condición es menos común cada vez hay que tomarla en cuenta ya que esto significa que no hay forma de reducir la carga financiera y estas amarrado a todo el plazo.

El el caso de créditos de liquidez existe una garantía propietaria que es hipotecada (gravada) para garantizar el pago del préstamo.

Entonces tenemos, hipotecas para la compra de una casa, un terreno, para construir, para obtener liquidez y también como lo mencionamos en la transmisión anterior, el cambio o substitución de hipoteca en el caso de no obtener buenas condiciones,

Como ves las instituciones financieras “pujan” por ofrecer las mejores condiciones, pero en MHCG nos especializamos en analizar los casos de cada cliente para ofrecer las mejores opciones, solicita información sin compromiso: info@mhcg.mx

Entradas recomendadas