Un gran número de pequeñas y medianas empresas (PYMES) tiene proyectos de alta rentabilidad futura, pero no pueden concretarlos porque la banca privada no les otorga el financiamiento que necesitan o lo hace imponiendo condiciones inaceptables de tasa, garantía y plazo.
Entre los factores que desmotivan a las PYMES para solicitar apoyos financieros, están los trámites excesivos, la falta de información y las elevadas tasas de interés, por lo que solo una de cada tres PYMES sobrevive más de un año.
También, no ayuda el hecho de que la banca privada no cuenta con programas adecuados, se demora en el tiempo de respuesta para otorgar o negar créditos y la excesiva documentación que solicita, lo que en conjunto se traduce en un alto costo financiero que las empresas no pueden afrontar.
La falta de información sobre los proyectos de las empresas, sus ventas, potencialidad de crecimiento y la inexistencia o escasa transparencia de los balances contables, hacen difícil la medición del riesgo de incobrabilidad por parte de las entidades financieras.
De acuerdo con datos del Banco de México (Banxico), los factores que impiden el crecimiento de las pymes en el 2014 en orden de importancia, fueron:
La situación económica general (58.7%)Las ventas y rentabilidad de la empresa (51.5%)Las tasas de interés del mercado de crédito (48.7%)La disposición de los bancos a otorgar crédito (46.5%)Las condiciones de acceso al crédito bancario (44.1%)Los montos exigidos como colateral (43.7%)La capitalización de la empresa (38.7%)El acceso a apoyo público (36.5%)Las dificultades para pagar el servicio de la deuda vigente (34.8%)La historia crediticia de la empresa (33.7%)
Como el pequeño empresario lo que busca es la oportunidad de contar con un capital para operar y crecer, buscan acceder a otras fuentes de financiamiento diferentes a la bancaria. En este sentido, el principal problema estaría representado por la cantidad de requisitos que tiene que cubrir y que para muchas empresas PYME, no es posible cumplir.
Cifras de Banxico indican que existen 32 bancos y al menos 330 intermediarios financieros no bancarios (IFNBs) que ofrecen créditos a PYMES.
Resalta que 26% de las empresas pequeñas cuenta únicamente con créditos de los IFNBs, en contraposición, es común que las empresas medianas y grandes complementen sus créditos bancarios a través de estos intermediarios para destinarlos a fines particulares, como el pago de nómina o la compra de materia prima.
Una buena opción de financiamiento es Crédito Real, donde encontrarás un plan financiero a tu medida, tasas competitivas, trámites sencillos y una respuesta rápida.
Fuentes: Notimex, cepal.org, cespi.it, alafec.unam.mx

Entradas recomendadas