Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Ventajas y desventajas del financiamiento de capital vs el de deuda

October 28, 2017

Al comenzar un negocio, es importante decidir de dónde provendrá el capital por las implicaciones que tiene para las proyecciones financieras.

 

Lo esencial para aumentar tus posibilidades de éxito es desarrollar un plan de negocios que defina tus objetivos empresariales y cómo planeas alcanzarlos. Si en algún momento vas a solicitar financiamiento externo, también será el documento que ofrezca la información importante sobre tu empresa a tus inversionistas o prestamistas.

 

Es posible que cuentes con un capital inicial, el que tú mismo puedas aportar, pero que no sea suficiente para que inicies operaciones o para hacer crecer tu negocio. Este es el momento cuando te encontrarás ante la decisión de qué tipo de financiamiento buscar.

 

Tus opciones se reducen a buscar la ayuda de familiares o amigos, ya sea que te presten o inviertan como socios, o en instituciones financieras mediante tarjetas de crédito o préstamos bancarios.

 

 

Tipos de financiamiento
 

Si acudes a los bancos, estos te ofrecerán dos tipos de financiamientos: a través de capital o de deuda. Ambos tienen ventajas y desventajas que pueden representar oportunidades para tu negocio o grandes riesgos, por lo que es importante que sepas diferenciarlos:

  • Deuda

Es la financiación a la que puedes acceder mediante préstamos que te hagan personas o bancos, están sujetos a intereses y tendrán plazos de vencimiento y pagos fijos, sin importar el comportamiento del negocio.

  • Capital

En este caso, quien te ofrece el dinero, ya sean inversionistas individuales o instituciones financieras, espera tener una participación de las ganancias futuras, pero también comparte el riesgo de una quiebra.

 

Fuentes de capital
 

En cada uno de los tipos de financiamiento, se pueden presentar diversas fuentes del dinero.

 

Por ejemplo, en el caso del capital, los fondos pueden provenir, además de tus propios ahorros, de préstamos que te hagan personas que se entusiasmen con tu idea, confíen en tu plan de negocios y estén dispuestas a arriesgar su dinero. Pueden ser amigos, familiares, inversionistas ángeles o socios.

 

Si se trata de deuda propiamente dicha, entonces el dinero puede provenir de bancos que te ofrezcan tarjetas de crédito, créditos comerciales, créditos personales, o también de parientes y amistades que te ofrezcan sus fondos a manera de préstamo, esperando que les pagues con un rendimiento.

 

Factores a considerar
 

Para que tomes la mejor decisión, dependiendo de la etapa en que se encuentre tu empresa, hay factores importantes en cada caso.

 

Si optas por la deuda:

  • El control del negocio seguirá estando totalmente en tus manos.

  • Los prestamistas no tendrán ninguna injerencia en tus decisiones de negocios, ni tienes que responder ante nadie.

  • Todas las utilidades te corresponderán solo a ti, no tendrás que compartirlas con los prestamistas.

  • Debes ser muy puntual en tus pagos para no dañar tu historial crediticio, o las relaciones personales con amigos o familiares.

  • Las tasas de interés, dependiendo del tipo de préstamo, pueden ser onerosas.

  • Los plazos de los préstamos pueden ser muy cortos en relación con tu planeación financiera.

  • Los pagos fijos pueden afectar a tu flujo de efectivo justo cuando pudieras ocupar el dinero en cosas más productivas dentro de tu negocio.

  • Ante instituciones financieras, quizá tengas que dejar en garantía tu casa u otra propiedad, poniéndola en riesgo de perderla.

Si decides recurrir al capital:

  • Contarás con fondos para los costos iniciales sin tener que cargar con una deuda.

  • Si se los explicas bien desde el principio, los inversionistas comparten los riesgos empresariales y, de salir mal el negocio, no esperan que les pagues su dinero.

  • Los inversionistas pueden aportar conocimientos y experiencia que pueden ser valiosos para la gestión de tu empresa.

  • En el lado negativo, cuando la cantidad invertida por los inversionistas es grande, su participación hace que tengas menos control en la empresa, llegando incluso a arrebatártelo.

  •  

  • Los inversionistas esperan compartir las ganancias, cuando las haya. Es importante que en el compromiso firmado quede asentado el porcentaje de las utilidades a que tendrán derecho en proporción con su inversión.

  • Si no hay utilidades en los primeros años de operación, no tienes obligación en ese lapso de pagar dividendos.

  • Aun cuando tengas el control administrativo, tienes la obligación de tomar las decisiones que más convengan a todos los inversionistas, no solo a ti.

  • Si recurres a muchos inversionistas, o estos son fondos de capital, tendrás que invertir en los trámites legales que correspondan.

  • Los rendimientos que esperen los inversionistas pueden ser altos, puesto que su inversión conlleva más riesgo y es a más largo plazo.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon